Martes, 26 09, 2017

AppleWeblog Labs: MacBook Air 11’6”

AppleWeblog Labs: MacBook Air 11’6”

Gracias a Apple, he podido tener en mis manos durante varios días un MacBook Air de 11’6”, con la total libertad de probarlo en todos los aspectos, y sacar mis propias conclusiones sobre su rendimiento, funcionamiento, etc. ¿Merece realmente la pena pagar más de 1.000€ por un portátil con un Intel Core 2 Duo de apenas 1,4Ghz y con 64 o 128Gb de memoria de almacenamiento? ¿Mac OS X con una pantalla de 11’6” no es demasiado pequeño para poder trabajar cómodamente? ¿Es el nuevo Air tan bueno como para todo lo que se ha dicho de él?

Esta y otras respuestas, con sus correspondientes pruebas de rendimiento del mismo, es lo que veréis en este AppleWeblog Lab. El equipo de prueba será la versión con procesador a 1’4Ghz con 128Gb de memoria flash de almacenamiento. De dicho almacenamiento, tras la instalación de Microsoft Office 2011, varios programas de Adobe como Premiere, After Effects, Flash o Photoshop en su versión CS5, la SDK de Apple con XCode para desarrollo en iOS y cargarle unos cuantos vídeos y fotos en HD, queda a 75Gb de los 120,85Gb que nos da el sistema como disponible. Esto nos da a entender que, dependiendo del uso, puede que el equipo de 64Gb se queda algo limitado de espacio sino lo apoyamos con discos externos por USB. Pero también depende del uso que se le quiera dar.

Comenzamos…

MBA 11’6”, el concepto

Lo primero que debemos hacer al pensar en este laptop es el concepto que pretende alcanzar. Si echamos atrás la vista, recordaremos enero de este año. En ese mes Steve Jobs presentaba al mundo su iPad. Y este venía con un sistema operativo móvil. ¿Sistema operativo móvil? Mucha gente apostaba por un tablet con Mac OS X, o si acaso una modificación del mismo, pero muy pocos pensaban en que la solución definitiva para este dispositivo era iOS y no OS X.

AppleWeblog Labs: MacBook Air 11’6”

Pues bien, ahora ya tenemos ese tablet con Mac OS X que aquellas personas querían. Se llama MacBook Air de 11’6”, y tiene el mejor teclado de todos: uno físico. Y además un trackpad multitáctil para manejar con toda la productividad el equipo. Y tenemos un Mac OS X con todas sus funciones, sin ninguna limitación, y con un rendimiento más que espectacular en lo que a su funcionamiento estándar como sistema se refiere. Salida de vídeo, dos puertos USB sin restricciones de uso… pesa tan sólo un kilo, y tiene una duración de batería que en navegación supera las 5 horas, y sin WiFi conectada, cerca de las 8 horas. Un equipo que no se apaga, sino que tiene un modo de suspensión y wake-up rápido, que permite tenerlo “apagado” hasta 30 días, para que levantando la tapa podamos seguir trabajando y haciendo lo que hacíamos, en el punto exacto donde nos quedamos, y en cuestión de milisegundos. Lo mismo que iPads o iPhones llevan haciendo ya tiempo.

Pensar que este equipo es el netbook de Apple es tan erróneo como no entender el concepto del netbook: procesadores de gama baja pensados para móviles como Intel Atom o nVidia Tegra, pero con un set de instrucciones compatibles x86 que permiten ejecutar sistemas operativos de escritorio, aunque con muy bajo rendimiento. Como dijo Steve Jobs, los netbooks no son los mejores en nada, por lo que es un error pensar que este MBA es el netbook de Apple.

Mac OS X, un sistema que vuela

Eso es lo que Mac OS X hace sobre el nuevo MacBook Air de 11’6”. En contra de la versión anterior donde el rendimiento del equipo, en según qué momentos, quedaba en entredicho. Ahora Mac OS X, gracias al almacenamiento en chips de memoria flash en la placa, hace que este nuevo Mac vuele. La apertura de un Finder, el movimiento de ventanas, minimización, maximización, arranque de programas, abrir el navegador, una nueva pestaña, un nuevo documento en Word… todas estas tareas se realizan de una manera casi instantánea en muchos casos. La fluidez y comodidad en cómo nuestro sistema se mueve, es la primera e impresionante característica del MBA.

AppleWeblog Labs: MacBook Air 11’6”

En los casos de prueba, comparado con un MacBook de policarbonato unibody de 13’3” y con un iMac Early 2008 con Intel Extreme de 3’06Ghz, el nuevo MBA de 11’6” ha ganado en velocidad de apertura de las aplicaciones y carga de las mismas: Microsoft Office, Adobe Photoshop, iPhoto, iMovie, Adobe Premiere, XCode. Todas se abrían y estaban operativas mucho antes.

Diseño del equipo

El equipo es liviano, muy ligero y cómodo. El reparto del peso del mismo es uniforme por lo que llevarlo no se hace pesado. La primera impresión de todo el mundo que lo ha visto ha sido de asombro en cuanto a su brillante diseño y al poco peso del mismo. La segunda, la calidad de su panel LED.

Este nuevo MBA incorpora una tecla de apagado dentro del teclado, arriba a la derecha, que permite seleccionar entre las diferentes opciones para suspender el equipo sin necesidad de cerrar la tapa de la pantalla (el método normal), reiniciar el sistema o apagarlo. Tras varias aperturas y cierres de la tapa, he de decir que la respuesta del encendido y apagado es casi instantáneo. El apagado es inmediato al cierre del equipo y el encendido, una vez levantada la pantalla, es de menos de un segundo. También la conexión WiFi (que se tiene que restablecer en caso que estuviera funcionando antes de suspender) tarda menos de un segundo en estar de nuevo activa, por lo que podemos seguir con lo que hacíamos sin problema.

Trabajando con él, una cosa que me ha gustado es que el equipo sabe si estás trabajando o no para decidir si suspender o no el mismo. Si dejamos el equipo haciendo algo, como descargar de internet o algún proceso que consuma CPU, aunque la pantalla se ponga en reposo, la máquina no lo hará hasta que no haya ningún proceso funcionando y todos sean servicios en segundo plano. Lo que no hace, como todos, es detectar que estás viendo un vídeo flash en una página, por lo que te oscurece la pantalla o te la apaga al tiempo, aunque lo estés viendo.

La máquina no se calienta en absoluto en un uso normal del sistema y es completa y totalmente silenciosa. Sólo al pegar el oído en su parte trasera oiremos el leve zumbido de un ventilador interno para el procesador, su único componente mecánico. Cuando se le pide más carga a la CPU, el equipo se calienta un poco en su parte superior, pegado a la pantalla, pero nada que sea escandaloso. El teclado y el trackpad se comportan tan bien como en otros modelos de MacBook de última generación, con la desventaja (según para quien) de que en este caso el teclado no es retroiluminado como lo era el del modelo anterior del MBA o los MacBook Pro.

AppleWeblog Labs: MacBook Air 11’6”

Es curioso, pero si ponemos un iPad sobre el MBA cerrado, veremos que tiene casi el mismo ancho, siendo el portátil un poco más largo. Además, el acabado de aluminio de ambos dispositivos es prácticamente idéntico, como podéis observar en la fotografía.

Trabajando con el MBA de 11’6”

¿Es cómodo? Aquí hay que hablar de la opinión de cada cual. Para mucha gente, una pantalla de este tamaño es un problema. De hecho, a pesar de la resolución HD Ready del equipo (1366x768) es conveniente ocultar el dock porque a veces no podremos tocar bien las ventanas. Pero, ¿cómo es posible que la pantalla más pequeña del iPad sea idónea y esta que es más grande pueda suponer un problema para algunos? Sencillo. El iPad no tiene teclado y lo tenemos a un distancia menor de nosotros. El MBA es un portátil, tenemos un teclado de por medio, y la necesidad ergonómica de poner las manos de manera cómoda, por lo que siempre estará más separado de nosotros.

AppleWeblog Labs: MacBook Air 11’6”

Es cuestión de costumbre, pero sí es cierto que para determinadas tareas la pantalla puede ser demasiado chica y en algunos momentos pueda causar algo de mareo el fijar la vista en ella durante mucho tiempo, sino estás acostumbrado. Tras varios días de uso y acostumbrarme la vista, me resulta muy cómodo trabajar con ella y no tengo ningún problema. Pero ese es mi caso, y puede que no sea el de otro.

En trabajo ofimático, web, correo, productividad personal, es más que adecuada. En otros trabajos como edición de vídeo o fotografía puede ser que necesitemos algo más. Adobe Premiere se ve muy pequeño, mientras que iMovie se ve bastante mejor y el nuevo iPhoto se maneja sin problema ninguno, sobre todo en el modo de pantalla completa. Photoshop se maneja bien, pero probablemente tendremos que usar zoom sobre imágenes. Suites ofimáticas como Microsoft Office o programas varios no suponen ningún problema. Tampoco los juegos, que dan un tamaño más que correcto.

Es sorprendente, por ejemplo, como tras cerrar Word después de una sesión de trabajo, necesitas volver a abrirlo y su apertura es casi inmediata, en poco más de un segundo. En general, es imposible notar una ralentización trabajando de manera normal con el equipo. Todo es muy fluido.

Forzando la máquina

El problema del MBA de 11’6” es que su procesador está pensado para tareas no pesadas. Es un ordenador ideal para navegar por la web, ofimática, productividad profesional y personal, programación y desarrollo para iOS o Mac OS X, presentaciones, visualización de archivos de toda índole… iLife’11 se mueve fluidamente, podremos incluso editar vídeos HD con iMovie sin problema de fluidez y reproducir películas Full HD 1080p no será problema para la máquina.

AppleWeblog Labs: MacBook Air 11’6”

Pero cuando, por ejemplo, el equipo se puso con iMovie a generar las miniaturas de casi 2 gigas de vídeo en HD 720p, el proceso supuso unos 15 minutos, con calentamiento de la parte trasera del equipo, en la zona superior (como veis en la foto, donde descansa el cuerpo del equipo). Este proceso, que suele resultar pesado, al MBA le costó más de la cuenta pues aquí deja de tener tanto efecto la excelente arquitectura del equipo y su disco en memoria flash, para pasar a depender del procesador que da lo que puede. La generación de un render posterior, con varios elementos complejos, estuvo dentro de los rangos normales de funcionamiento del resto de máquinas probadas.

En cuanto a juegos, forzando con Steam algún que otro trabajo grande, vemos que la batería se merma en su uso y duración bastante, pero que el procesador nVidia 320M se defiende bien en juegos con necesidades gráficas no muy altas, como Torchlight, por ejemplo, un juego RPG en tres dimensiones. No es una máquina hecha ni pensada para jugar, pero nos puede permitir hacerlo esporádicamente y con fluidez.

Los procesos pesados de creación de películas, efectos o retoque fotográfico con Photoshop, son magníficos en cuanto a velocidad mientras trabajamos con los elementos. Pero cuando pedimos resultados finales, donde el procesador entra en juego, el rendimiento es inferior a otros equipos. De todas formas, son tiempos razonables que nos hacen ver que, sin ser una máquina pensada para este tipo de tareas, puede hacerlas y eso a lo mejor nos salva la vida en alguna situación donde no tengamos otro recurso de donde tirar, pues aunque sea más lento, podremos hacer lo que queremos.

Algunos problemas

El nuevo MBA no está carente de defectos, aunque podríamos decir que el más importante debería resolverse con actualizaciones software. Estamos hablando del encendido instantáneo. Este, que incorpora la funcionalidad a través de la BIOS, hace maravillas como arranques del sistema en menos de 15 segundos (según casos) o reinicios muy rápidos de la máquina que casi parecen cierres y apertura de sesión.

AppleWeblog Labs: MacBook Air 11’6”

Pero en más de una ocasión, al levantar la tapa, me he encontrado con un cartel que decía que el equipo se había quedado bloqueado y no podía recuperarse. Que dejara el botón de apagado pulsado durante unos segundos hasta que el equipo se apagara y luego lo reiniciara. No perdí ningún trabajo porque Office había hecho copia de todo, pero no es mala práctica asegurarse que hemos grabado todo nuestro trabajo antes de cerrar la tapa. No es muy común, pero si la cerramos en mitad de una tarea importante (en mi caso, al hacer las miniaturas de los vídeos HD para iMovie) se puede quedar colgado y ser incapaz de levantar el sistema.

Otra cosa curiosa que me han pasado es la desaparición de algunos iconos. Por ejemplo, el icono del jDownloader quedó completamente invisible y sólo mostraba el punto de encendido, así como de otros archivos. Tras un cierre de sesión todo volvió a la normalidad.

Son pequeños fallos a arreglar que entiendo se irán corrigiendo por software. Por ejemplo, no pude hacer la actualización EFI del portátil, hasta que averigüé que el MBA debía estar enchufado para hacerla. Son detalles así, casi sin importancia siempre. Mientras tengamos la precaución de no dejar al criterio del equipo el guardar nuestro trabajo antes de suspenderlo, no habrá problema.

Conclusiones finales

¿Qué tal es el MBA 11’6”? Es un excelente equipo, muy portátil, muy liviano e ideal para el trabajo en itinerancia. Trabajo ofimático, uso normal del sistema, gestión de archivos, productividad, ver películas en el avión o tren, trabajar mientras oyes música, programación y desarrollo con XCode u otros… juegos esporádicos y salvarnos de algún fuego con aplicaciones profesionales.

9/10

Este portátil de Apple es sin duda un grandísimo equipo, de gran rendimiento en su uso genérico, bien hecho, bien pensado y manufacturado. Un gran portátil que hará las delicias de aquel que no quiere un gran bulto en su maleta y busca la movilidad en su vida, necesitando un sistema operativo completo bajo su brazo.

Este MBA es lo que muchos querían del iPad pero no pudo ser. Lo más parecido a una tableta hecha portátil. Merece la pena el precio por lo que obtienes a cambio.

 

Fuente: appleweblog

Compártelo. ¡Gracias!

 

Grupo Digital de Ayuda! Tu Aula Mac! Toda la información sobre Apple y sus productos.