Jueves, 23 11, 2017

Los fundadores de Google querían contratar a Steve Jobs

Los fundadores de Google querían contratar a Steve Jobs

Tras entrevistar a docenas de candidatos durante los primeros años de Google a la búsqueda de alguien suficientemente cualificado para ocupar el puesto de CEO, los co-fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, fueron al encuentro de Steve Jobs, uno de sus “heroes” personales. La pareja le preguntaron a uno de sus principales inversores, John Doerr, “¿Por qué no puede ser él nuestro CEO?.

La anécdota procede del episodio dedicado a Page y Brin de la serie documental de Bloomberg “Game Changers” (Cambiadores del juego) en el que hablan de algunos de las personas más influyentes de la actualidad y en la que también ha habido un episodio sobre Jobs.

Page y Brin terminaron por contratar como CEO en 2001 a Eric Schmidt, quien más tarde pasaría a formar parte de la junta directiva de Apple hasta que la creciente competencia entre las dos compañías le obligó a dimitir en 2009 tras la entrada de Google en el mundo de la telefonía móvil con Android causando un conflicto de intereses para Schmidt.

“Eric ha sido un excelente miembro de la Junta para Apple, invirtiendo su valioso tiempo, talento, pasión y sabiduría para ayudar al éxito de Apple. Desafortunadamente, como Google está entrando en muchas de las areas de negocio principales de Apple, con Android y ahora Chrome OS, la eficacia de Eric como miembro de nuestra compañía podría ser significativamente menor, ya que tendrá que excusarse de una gran parte de nuestras reuniones a causa de los conflictos de intereses que podrían darse potencialmente. Por lo tanto, hemos decidido de mutuo acuerdo que es el momento de que renuncie a su cargo en la Junta de Apple”

Con estas palabras anunciaba Jobs la dimisión de Schmidt de la junta directiva de Apple cerrando un capítulo en las positivas relaciones que durante años habían mantenido ambas compañías. Según el New York Times, Brin y Page consideraba a Jobs una especie de mentor y solían visitar con frecuencia las oficinas de Apple en Cupertino. Todo esto llegó a su fin tras la presentación de Android, un movimiento por el que Jobs se sintió traicionado y que ha dado pie a algunas declaraciones más o menos airadas. En Julio, Page acusó a Jobs de “reescribir la historia” después de que este sugiriese que Google fue la responsable de que se agriasen sus relaciones.

Dejando a un lado esto, lo que sí que es verdaderamente interesante es imaginar cómo se habrían desarrollado los acontecimientos si Jobs hubiese compartido su sillón en Apple con el de Google dirigiendo ambas empresas. ¿Qué habría ocurrido? ¿Cómo serían los productos de cada una de ellas? ¿Google habría adoptado su política del “todo gratis”? ¿Y Apple? ¿Tendríamos los mismos productos que en la actualidad si Jobs hubiese tenido que compartir la agenda? Ojalá tuviésemos la máquina “What if” del profesor Farnsworth.

 

Fuente: AppleInsider | applesfera

Compártelo. ¡Gracias!

 

Grupo Digital de Ayuda! Tu Aula Mac! Toda la información sobre Apple y sus productos.